Gracias Trump (I): Estados Unidos

Lo peor que nos puede pasar ante los cambios de la vida y el mundo es estar desprevenidos a todas sus variantes y perspectivas. Vivimos atenidos a un sistema que es responsable de nuestro comportamiento, visiones, opiniones y creencias en un estado de total comodidad o confort. Estamos de acuerdo en cómo funciona el mundo con sus problemas y conflictos sociales, políticos, religiosos, climáticos, económicos y no hacemos nada porque así nos inculcaron que funciona el mundo y nosotros no podemos hacer nada. Estados Unidos comenzó a vivir cambios drásticos y al parecer su población no estaba preparada, esto llevará al país a una de luchas para encontrar una nueva forma de reorganización social, política y económica.

George W. Bush y Barack Obama: la misión de dos contrarios políticos

Desde septiembre de 2011 en Estados Unidos solo una idea fue sembrada en la mente colectiva de sus habitantes: terroristas musulmanes. El miedo y la desconfianza se apoderaron de los cinco continentes y de igual forma nos apropiamos del discurso del republicano, George Bush. Ahí comenzaba una era de diferencia hacia Medio Oriente y nuestra indignación pasó a ser parte del nacionalismo inclusivo en los Estados Unidos y al mismo tiempo ajeno para otros países solidarios con aquel país herido.

En aquel entonces, en pos de la defensa por la seguridad de una nación el mundo se unió contra un enemigo único; los talibanes. El odio se oficializó y estuvimos de acuerdo, llegando a generalizar y categorizar a toda una región y a su población como terroristas. Hacer referencia a Cercano Oriente, Medio Oriente, Musulmán, Corán o Islam se convirtió en un prejuicio hacia la población musulmana alrededor del mundo.

Karl Rove

Dentro de la línea histórica, el terrorismo forma parte de los daños colaterales de las viejas rencillas ideológicas entre estadounidenses y soviéticos desde la Guerra Fría (1945-1991) hasta la guerra de Afganistán (1978-1992). En esta última Estados Unidos tuvo presencia al apoyar a los musulmanes rebeldes con armamento y financiación. Dentro de esas células nace Al Qaeda, su dirigente Osama Bin Laden, agente de la CIA.

La lucha contra el terrorismo inició con el apoyo conjunto entre Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Australia y tropas de la OTAN contra Osama Bin Laden en Afganistán (2001). Se continuó con la declaratoria de guerra a Irak (2003) y la ejecución de Saddam Hussein (2006) de apoyar al terrorismo de Al Qaeda y “poseer” armas de destrucción masiva.

En 2011 inicia un conflicto interno en Siria entre el llamado régimen de Bashar Al-Assad contra los Rebeldes sirios (Ejército sirio de liberación y yijadistas [ISIS] miembros y simpatizantes de Al Qaeda); al mismo tiempo éstos últimos mantienen un conflicto histórico religioso entre chiitas (ejército sirio de liberación) y suníes (yijadistas).

En el marco del conflicto en Alepo, Siria; Estados Unidos y Rusia se reencuentran. Uno luchando contra los rebeldes moderados y al mismo tiempo contra el Estado Islámico y el régimen y el otro; apoyando a Al-Assad y oponiéndose tanto a los rebeldes moderados y extremistas.

Una presencia más de Estados Unidos es formar parte del Cuarteto de Paz en la región Palestina-Israel que se contradicen con la relaciones bilaterales con este último. En este sentido no se puede ser juez y parte en una resolución en el que cada día hay más muertos.

La presencia de Estados Unidos en los conflictos de Próximo  y Medio Oriente contra el terrorismo sólo ha desatado el aumento de crispación entre los diferentes grupos étnicos y religiosos de esos países (Sunitas, Kurdos, Chiítas) y ha violado el principio internacional de la no intervención. Bush y Barak Obama se apropiaron de la guerra contra el terrorismo (Al Qaeda e Isis) sin importarles su intromisión en políticas internas de países ajenos, creyéndose ser los líderes supremos repartidores de paz, justicia y democracia en donde no existen. Dejando a su paso solo destrucción, muerte y crisis migratoria en toda Europa.

Con el republicano George Bush, el odio se arreció en contra de musulmanes en todo Medio Oriente y dentro de Estados Unidos, con la llegada del demócrata Barack Obama la crispación se mantuvo a niveles inferiores pero no así su participación activa en los conflictos islamistas internos.

Trump y su relación con el mundo

La postura de Trump en cuestión a las relaciones bilaterales con otros países es ir en contra de lo que Obama había logrado hasta el último momento de su mandato e incluso al propio Bush. Con respecto a Israel, Trump ha manifestado un apoyo descarado en cuestiones políticas aumentando las tensiones con Palestina y la propia Naciones Unidas.

bloggif_5823346176eb2

Después de los elogios mutuos entre Putin y Trump se ha desatado las críticas hacia el segundo pues se vislumbra una amistad con el “enemigo”  que desde la Guerra Fría se había mantenido. Ambos se han reconocido en medio de la política pero el primero que guiñó el ojo fue Putin pues con su llamada ‘democracia soberana’ vislumbró un congenio con su homólogo al grado de que FBI, la CIA y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) insinuaron la intromisión del Kremlin en las elecciones presidenciales en Estados Unidos con el hackeo de correos electrónicos del Partido Demócrata.

La paz es un concepto anhelado por el mundo entero, hacerse pleno reivindicaría el humanismo entre los países. Demasiadas veces se ha criticado la política intervencionista en países más pobres o estratégicos para el beneficio  de Estados Unidos. Es por eso que se aplaudió el discurso de Trump en Carolina del Norte al mencionar “dejaremos de construir democracias extranjeras, derrocar regímenes y correr por intervenir imprudentemente. En su lugar, nuestro enfoque será Manetener Suguro a Estados Unidos y en destruir ISIS y derrocar al Terrorismo Radical Islámico… En 2009, antes de Hillary, Libia era estable, Siria estaba bajo control, Irak estaba viendo una reducción en la violencia, e ISIS ni siquiera estaba en el mapa. Un avance rápido hasta el día de hoy. Libia está en ruinas. Siria está en medio de una guerra civil catastrófica. Irak está en el caos. Y ISIS se está extendiendo por toda la región, en Europa y en América – y han lanzado una campaña de genocidio contra los cristianos.

En parte su discurso tiene congruencia con el proteccionismo económico externo e interno que está llevando a cabo. Sin embargo su odio hacia el terrorismo no impediría su intromisión en países donde el Estado Islámico tenga presencia. La mezquinidad que refleja Trump por el dinero podría ser un aliciente para muchos países subdesarrollados a la no intromisión en su política interior y militar.

China ha sido el enemigo comercial número uno para Estados Unidos y el mundo. El pasado 23 de enero Donald Trump firmó su salida del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), el libre comercio desde y hacia Asia que llevó cinco años en concretarse y que en 3 días tardo en disolverse. Con la cancelación de tratados comerciales poco a poco Estados Unidos quedaría relegado y su fuerza como potencia comercial decaerá y China se seguirá consolidando para convertirse en superpotencia.

La soberbia de Trump aunado a la misma consideración de su país, harán un retroceso a la prehistoria y la Edad Media para amurallarse contra los “peligros” de su castillo que en la actualidad lo han hecho florecer y colocado como una potencia mundial.

¿Hacia dónde se dirige Estados Unidos como potencia económica y militar? ¿Dejará de ser el centro de atención mundial y de occidente para comenzar con su decadencia social, política y económica? En materia geopolítica, ¿le cederá sus derechos como potencia a China, Japón, Rusia o Alemania o algún país emergente económicamente? ¿el liberalismo económico tomará nuevos rumbos o quedará estática mientras desaparece el proteccionismo que abandera su presidente?

Un ciudadano común y nacionalista como presidente

Desde su precandidatura Donald Trump se ha mostrado contrario a lo políticamente correcto en sus discursos. Con su llegada la presidencia parece haberse desmoronado la visión política y económica del país que había logrado a través de su historia como potencia mundial. Esto significa una negativa para el país entero pero no así para el mundo, ya que estaría entrando en un proceso de resquebrajamiento a un nivel social, político y económico.

Donald Trump es ante todo, un ciudadano y empresario estadounidense, y su visión de la política es desde ese punto referencial. Ha escrito y co-escrito varios libros de cómo enriquecerse de manera exitosa; y al parecer su visión empresarial quiere llevarla de manera práctica en su forma de gobernar patriótica y nacionalista de una forma nunca antes aplicada.

La mayoría de la ciudadanía estadounidense es patriótica al sentirse orgullosos de lo que significa y representa su país como potencia militar y monetaria. No existe cantante que no tenga un video musical con insignias patrióticas como símbolo de amor y libertad de su país, como por ejemplo: Jimi Hendrix – The Star Spangled Banner, Green Day – American Idiot, Miley Cyrus – Party In The U.S.A., Bruce Springsteen – Born in the U.S.A., 2 Live Crew – Banned In The U.S.A., James Brown – Living in America, Tom Petty and The Heartbreakers – American Girl, Neil Diamond – America, John Mellencamp – Pink Houses, Madonna – American Pie, Kelis – 4th Of July (Fireworks), Katy Perry – Firework, Lady Gaga – Americano, Carrie Underwood – All-American Girl, Lenny Kravitz – American Woman, Demi Lovato – Made in the USA, John Mellencamp – R.O.C.K. in the U.S.A., Krista Branch – I Am America, 3 Doors Down – Citizen Soldier ft. The National Guard, Mariah Carey – Hero, Toby Keith – American Soldier, Pear Jam – Rokin in the free world, Ray Charles – America the Beautiful, Kid Rock – Warrior, Johnny Cash – Ragged Old Flag… estos son temas 100% explicitas sin contar los videos donde se hace referencia de manera implícita la grandiosidad de Estados Unidos.

El 20 de enero de 2017, Trump instauró el Día Nacional del Patriotismo en Estados Unidos. Al parecer, el mandatario confunde la terminología de patriota con nacionalista, y es éste último al que se acomoda todo su discurso como precandidato y como presidente. Por lo tanto, podríamos decir que los votantes o simpatizantes de Trump tienen los mismos sentimientos que se hacen identificarse con su líder.

En cuanto al nacionalismo, la nación estadounidense lo ha legitimado siempre a través de su milicia en todas las intervenciones a lo largo de la historia. El caso más reciente fue la declaratoria de guerra al terrorismo y actualmente, su soberbia como nación de demostrarle al mundo que no necesita de nadie más que de sus propios recursos materiales y humanos para levantarse como país a través de un mecanismo de defensa comercial y migratoria. Cerrar las puertas a las “amenazas” externas como la mano de obra y el libre comercio para asegurar el bienestar de sus connacionales es sinónimo de nacionalismo puro.

Con la aparición en el escenario político de un empresario, se destapó la cloaca de una doble moral oficialmente inexistente para el mundo de una nación solidaria, libre y patriótica: una divergencia extrema entre republicanos y demócratas o de nacionalistas y patriotas. De esta forma entra una disputa y división plena entre dos bandos en una misma nación. Al tal grado que la discriminación, racismo o xenofobia hacia inmigrantes pasaría a segundo lugar pues lo primero que debe de hacer es reconciliar y calmar a su pueblo. Tan es así que desde el día de la investidura hasta hoy las marchas y manifestaciones contra del mandatario no han cesado.

Tomando en consideración los votos finales entre Hillary Clinton (61,318,162) y Donald Trump, ¿es posible que 60,541,308 personas simpatizaban con ideas denigrantes de racismo, machismo, sexismo, xenofobia hacia las minorías? Comparando la diferencia de 776,854 la polarización de la población se reveló y quedó expuesta. Otra pregunta que habrá que hacerse es si los inconformes en manifestaciones son exclusivamente simpatizantes de Hillary (patriotas) por el recelo de su derrota y qué tanto se volverá oficial el odio.

httpelpais-comtagelecciones_eeuua

En un sentido aparente, en Trump caben los siguientes calificativos: ambicioso, tacaño, envidioso, complejo de superioridad, narcisista, soberbio, tradicionalista, entre otros. Los votantes de Trump se identifican con él, entonces sus votantes (60,541,308) poseen los mismos valores e ideales.

La población estadounidense es multicultural y aún no cabe en su consiente colectivo de que es un país hecho de inmigrantes. El desafío de Trump es gobernar (o como empresario, administrar) a los republicanos y demócratas para vivir y convivir en un marco de respeto, libertad y tolerancia en un mismo país y legitimarse como líder político. Educar a un presidente resultará demasiado difícil si todo en él representa a un moderno demagogo con vistas a un tirano.

Medios de comunicación

Por años se ha señalado a los medios mediáticos de Estados Unidos como los más poderosos y hegemónicos, apoyando al neoliberalismo y las decisiones políticas, económicas y militares de sus gobernantes hacia otros países, con la llegada de Trump parece que ese modelo está a punto de romperse.

Medios estadounidenses como CNN, Fox, CBS, ABC, US Today, The New York Times o The Washington Post han callado sobre atrocidades de la política intervencionista de Estados Unidos en diferentes lugares del mundo y han sido cómplices en nombre del nacionalismo apoyar a su presidente y a su milicia.

Al parecer CNN tenía bien puesto la camiseta demócrata con los Obama tanto que se le olvido quitársela con el triunfo de Trump y optó por criticar el nacionalismo a usanza, el que ponía de enemigo a Rusia; al afirmar sobre las acusaciones de que éste había intervenido en la campaña presidencial para dañar a Hillary Clinton, tanto que la CIA, FBI y la Casa Blanca se negaron a comentar el asunto de la infiltración debido a que ellos no realizaron la investigación sino una consultoría británica.

Ante este hecho, se presenta una nueva fisura del trabajo en equipo entre medios de comunicación y presidencia. La nación que ante el mundo era la más unida (mass media, ciudadanos, políticos) que trabajaban por un fin común ahora está en crisis. La verdad sobre la unión, el orgullo y supremacía del estadounidense se hace evidente por todos lados y la pone vulnerable a los ojos de otros países. Esto ayudará a la imparcialidad en el mundo de la noticia y los únicos ganadores serán los lectores tanto de ese país como del mundo entero.

Gracias a Trump sabemos de lo que está hecho Estados Unidos de América. El mundo entero decidirá si quiere aliarse a una nueva nación o si el progreso y la modernidad lo haremos sin ellos, buscando construir un nuevo orden de las ideas y los valores. ¿Con todas las rencillas que está ocasionando su mandato presidencial será posible volver hacer grande a Estados Unidos o sólo es un ideal de un economista tirado a político?

http://www.mgar.net/africa/irak2.htm

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/10/151001_siria_guerra_quien_rusia_eeuu_az

http://www.agonfilosofia.es/index.php?option=com_content&view=article&id=227

http://www.socialism.com/drupal-6.8/articles/la-relaci%C3%B3n-entre-israel-y-los-estados-unidos-%C2%BFqui%C3%A9n-manda-%C2%BFpuede-la-cola-menear-al-perro

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/12/151221_llamativos_piropos_trump_putin_parecidos_bm

 

Anuncios

Sugiéreme, Coméntame, Critícame, Oriéntame:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s