Una mancuerna a punto del colapso: Televisa y el PRI

logo-teleton-2013-897x1024-copia

Ayudar es un acto puro de solidaridad hacia el prójimo, donde no se pide ni se espera nada a cambio. Se ayuda por amor o por compasión o como dijo Oscar Wilde “solo el amor puede ayudar a vivir”.

Cada vez el amor se vuelve interés y se mide por la cantidad de dinero en la cartera o en el banco, las joyas preciosas, el aparato de última generación, la ropa de diseñador y hay algunos que no logramos entender el sentido que rige la vida de ese tipo de personas donde el ayudar viene a reflejarse en una condicionalidad o negociación basada en una relación de camaradería.

Hoy en día podemos escuchar que algún miembro de una familia fue asesinado o secuestrado por miembros de su misma familia. Estamos en alerta permanente y hasta leyendo la gran obra divina nos detenemos para desconfiar hasta de Dios. No es blasfemia pero por experiencia hemos aprendido que la traición nos puede llegar desde la espalda, en el lugar y la persona menos esperada.

Poco a poco vamos despertando de ese letargo que nos mantenían semidormidos. Nuestros victimarios tomaron demasiada confianza hacia nuestra benevolencia y lo creyeron debilidad. Pensaron que su dominio era ya una ley. Pero un titilante brillo de esperanza yacía en la conciencia somnífera. Parece que ya no hay distinción hasta en los ignorantes, todos en masa vamos saliendo del sueño porque la aurora comienza aparecer más cerca de nuestros ojos.

Así pasaron 70 años con los dinosaurios de siempre, pero 12 años es casi imposible extinguirlos. Nunca se fueron, se escondieron y volvieron. Cambiaron de atuendo engañando desde su lengua para seguir haciendo daño.

Ya somos más del 70% que vamos dejando la indiferencia, el sueño. Aún queda un 30% para unirnos como la piña. Es que a los sabios dinosaurios les falló la puntería. Eligieron al más guapo pero sin cerebro. El tiro salió por la culata porque no sabían que a los que ellos tenían como ignorantes salieron más inteligentes y un poco respondones.

En 70 años muchos aprendieron a sobrevivir y a vivir bien, los aduladores. Ellos se camuflaron y pasar a servir a los nuevos amos. En siete décadas se convirtieron en dioses que transmitían su poder a través de ondas radiales, televisivas y su sello impreso. Esto provocó grandes transformaciones en la mente de sus públicos.

Pero la falsa verdad se comenzó a desmoronarse con la aparente destrucción de los dinosaurios. Se iniciaba una dura revelación de engaños y mentiras. Pero los doce años bastaron para despertar donde ver, leer o escuchar ya no eran lo mismo.

Se me olvidó mencionar que la telenovela comenzó a flaquear. Las ideas comenzaron a ser débiles. Por eso de los refritos. Entonces querían trasladar sus telenovelas en la vida real. El galán ya estaba elegido, solo faltaba la protagonista.

Una astuta mujer se adueñó del papel protagónico. Y la historia debía comenzar con el final, el matrimonio. Y el vivieron felices…

Al parecer todo estaba plagado de engaño. Nos querían estafar dándonos gato por liebre. Y la dueña del corazón del príncipe se hizo de una mansión que lograba divisarse desde las lomas de la gran ciudad. Todo era fruto de su trabajo. La mejor pagada y más cotizada. Esa casa blanca era fruto de la corrupción.

Como toda una reina, ella solo se mostraba en viajes de negocios, en las revistas para dar la cara o para desmentir y limpiar su manchado nombre porque aun su imagen lleva la representación de su casa, quien la formó y preparó para su gran papel: Televisa.

El mensaje oculto de la hermosa telenovela que inició en 2012 tenía un mensaje subliminal; la corrupción. Pensaron que no las comeríamos frente al aparato y tomando atole con el dedo. Todo salió mal. Mucho de tanto, harta. El formato de telenovela simplemente venció. Así, el dios Televisa poco a poco comienza a recibir su castigo y avizora su decadencia. Ya muchos no creen en él. Poco a poco se van formando legiones de ateos y protestantes. Un Dios que miente o engaña nunca será perdonado.

El fruto del engaño

La telenovela que nos fue pintado de rosa por los sobrevivientes dinosaurios y sus aduladores poco a poco fue tomando al color de la mentira. Se hicieron dioses, pero falsos.

Frente a su dádiva se esconde su mezquindad; el motor que lo ha movido desde siempre. No da un paso sin huarache. Redituar es su lema a costa de bondad de los demás. Y así crearon el Teletón para expiar parte de sus pecados. Esta telenovela del corazón también inició como un final feliz. Donde todos estaban unidos, eran tocados por dios para el don de la bondad, eran hermanos por un mundo feliz para los más necesitados.

En su primera emisión esta telenovela original el éxito superó hasta un 70% del recaudo esperado, le continuaron los refritos poco a poco decaían y volvían a subir de rating pero jamás igualaron a la primera. A partir de 2008 la audiencia y el éxito del recaudo se superó apenas por debajo del .10% y antes de igual o quedar por debajo de meta; sobrevino el giro drástico de la telenovela. Las estrategias era devolver la confianza en la gente que ya tenía duro el corazón.

En 2015 comenzó un retroceso drástico pues lo recaudado ($327,267,551) apenas alcanzó un promedio entre lo recaudado en 2004 y 2005. Un atraso de más 10 años aproximadamente.

Entramos en un punto de inflexión social donde todo se revela. Todo comienza a cambiar hacia el lado contrario. El ciudadano se hartó y está decidiendo ser parte de la transformación de los sistemas corruptos.

La filantropía como amor al semejante no existe y nunca ha existido. Para recobrar la confianza deberán volver al estado puro del amor pero eso aún nadie lo sabe porque nuestra sociedad aún carecemos muchas veces hasta del amor propio. Lo que sabemos es que el amor es desinteresado así que una buena forma de limpiar el karma es el desinterés. Eliminar el “te doy si me das”. El estado debe ser el proveedor de los servicios del que las empresas privadas se apropian. Pero todo esto es un deslinde de responsabilidades enmarcadas dentro de las complicidades de corrupción que se vive a diario en México. El Estado evade su responsabilidad, y el presupuesto se malgasta en bonos millonarios dentro de su imperio. Entonces la empresa privada se alía y de adjudica la responsabilidad pero con condicionando a las deducciones y condonaciones. Incluso el día del evento del teletón el mismo estado premia con exorbitantes donaciones a la Fundación aun si el mismo estado federativo está en bancarrota o sobre endeudado.

Mientras más se done más se deduce. No importa el camino a seguir para atraer al donante. Mostrar la pena  y el dolor ajeno siempre ablanda el corazón de los débiles. Así juega el diablo. Las secretas intenciones se ocultan con el rostro de bondad. La Rosa de Guadalupe existe para devolver la fe y la creencia en la religión, para devolverle a la iglesia su omnipotencia en cada pensamiento humano. Nunca dejar al olvido la mancuerna existente entre iglesia y estado y sus redes de conveniencias.

Salir de esta manipulación es fácil si se hace consciente todo lo que se esconde detrás de las imágenes y de las palabras, tanto de las empresas como de los gobiernos. Lucrar con el amor, con el dolor y el llanto para que se devele en cifras numéricas.

Una forma de sobrevivir es leyendo. Dejar de ver la programación chatarra basados en preceptos falsos, ambiguos o parciales. Leer libros de crítica donde se analice cómo funciona todo lo que mueve el mundo tanto económico como socialmente. Informarse en medios alternativos y no con los que solo alaban a los gobiernos en sus raquíticos logros.

Se ayuda al prójimo brindando comida y vestido, exigiendo a las autoridades que cumplan con su trabajo, alzando la voz para los débiles y desvalidos. Se ayuda practicando día a día una enseñanza silenciosa para los demás.

Anuncios

Sugiéreme, Coméntame, Critícame, Oriéntame:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s