Dylan, el nobel y el fanático Nicanor Parra

bobdylan_hori

Sorpresa al despertar, Bob Dylan recibe el reconocimiento con el Premio Nobel de Literatura. Decepciones encontradas al enterarse los candidatos oficiales ente el último veredicto de la academia sueca.

La razón dada por el comité: “por haber creado nuevas expresiones poéticas dentro de la canción estadounidense” y ahí comienzan las  preguntas y dudas sobre ese máximo reconocimiento en las letras que por décadas se le ha otorgado única y exclusivamente a creadores que con pluma y papel han dedicado a su vida como una forma de existir.

Solo los que hayan hecho un gran bien a la humanidad o estén en ese proceso son los dignos candidatos para merecer el mayor reconocimiento de las letras. Debe haber un profundo impacto en la sociedad desde el estilo natural para que exista una coexistencia mutua entre lo que se escribe y el cómo.

Dylan es un músico pero también es un escritor de canciones. Existen miles de compositores dentro de la música y son reconocidos en premiaciones musicales de alto y bajo perfil. Entonces lo veo y me pregunto, ¿qué hace un músico dentro de la candidatura a nobel de literatura?

Bob aplastó a los escritores de tiempo completo; a los que dedican sus días y noches frente a un escritorio y no frente a miles de fanáticos. Murakami seguirá en la sala de espera, que desde hace varios años le han acarreado ilusiones vanas.

“… nuevas expresiones poéticas dentro de la canción estadounidense” suena a inconsistencia, a ratos; aquí sí, allá no; de momentos. Me evoca que con lupa en mano, por fin fueron encontradas esas expresiones poéticas o en otro caso, pareciera que de un tiempo a la fecha, él ha comenzado un nuevo estilo poético dentro de sus composiciones.

Muchos cantantes, compositores o grupos musicales han tocado rock, blues, country con letras de gran presencia contestaría a las guerras, han compuesto himnos a la paz, la libertad; han protestado contra los problemas sociales, políticos, económicos. Dónde quedan cantantes como Bruce Sprinsteen, Leonard Cohen, Neil Young, Van Morrison entre otros, que de un modo u otro son personas legendarias con un mismo perfil en sus letras y géneros.

Indudable el estilo poético con el que escribe sus temas que para ser precisos, todo escritor de canciones debería llevar ese estilo a la práctica. ¿Dónde quedan los escritores de poesía, que sin ponerle melodía a sus letras existen en gran cantidad y nadie los ve? ¿Solo por ser Dylan con una carrera musical de 54 años, humanista, contestatario y con un estilo poético a sus estrofas merece un nobel?

Estamos entrando en un proceso de inconsistencias o ambigüedades en las razones para llegar a las candidaturas del nobel. Obama, premio de la Paz con su continuación a la guerra contra el terrorismo, Malala de 12 años víctima de los talibanes, por su gran trayectoria contra opresión infantil y su derecho a la educación; y el más reciente escándalo, la negligencia y malas prácticas del Instituto Karolinska y sus miembros que otorgan el Nobel de Medicina. Éstos contrataron y respaldaron al cirujano Paolo Macchiarini, acusado de dos muertos y dos hospitalizados más por el trasplante de tráqueas sintéticas.

Parece ser que la espera más que la excelencia dentro de la nominación es la que decide en el último momento al vencedor. Dylan fue nominado desde el año 2000 por Nicanor Parra por tan solo 3 versos de la canción Tombstone Blues del disco Highway 61 Revisited (álbum más influyente en la escena musical del siglo XX por su nueva forma de hacer música popular):

“My father is in the factory and he has no shoes/ my mother is in the alley looking for food/ and I’m in the kitchen with the thombstone blues” [Mi padre está en la fábrica y no tiene zapatos/ mi madre está en el callejón buscando comida/ y yo en la cocina, con el blues de la lápida]

Murakami al igual que a Leonardo Dicaprio, algún día no muy lejano le llegará su glorioso reconocimiento. Dieciséis años bastaron a Dylan, así que a Murakami sólo le faltan 10 años más.

Al final, el valor de un nobel de literatura queda designada por unas cuantas letras tan solo para definirla que no vale una vida dedicado al arte de escribir.

(El Premio Nobel como cualquier otro premio no debe definir la grandeza de las obras de nadie, al final deberíamos mirarla como un conjunto de subjetividades llevada a la concreción de algo “como el mejor” pero no define ni es la última palabra para no reconocer las obras y el trabajo fiel de todos los candidatos)

Anuncios

Sugiéreme, Coméntame, Critícame, Oriéntame:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s