La belleza no lo es todo, pero es lo único

Últimamente (¿Qué tan correcto es iniciar con un adverbio? No lo sé) los nervios me acechan. Todo me produce una ansiedad. Mi cuerpo o mi alma está a la defensiva (igual y siempre ha estado así, y hoy voy cosechando emociones desmedidas) Todo produce en mí una desolada ansiedad, que me tambalea hasta parecerme un ánima en purgatorio. ¿Qué me produjo ese desmedido sobresalto el día de hoy? The Neon Demon (El Demonio Neón). Igual y no es que sea una presa fácil de la manipulación, sino que saca de mí lo que mis ojos aterrados ven, y me engaño diciendo que me afecta. Podría ser que en nuestras cavidades profundas existe un demonio y lo sacamos para juzgar o criticar algo, algo que es un reflejo de nuestro mismo.
The Neon Demon (Nicolas Winding Refn, 2016) es un discurso sobre lo estético dentro del mundo del modelaje. Es una obra minimalísticamente cautivadora, como la luna o el reflejo que nos produce en noches románticas al ritmo de un bolero insinuante hacia el placer carnal.        Es una dosis que se convierte en sobredosis. Es una psicodelia psicológica que te enreda musicalmente mientras tu cuerpo ya no reacciona, desvalido te conviertes en un objeto que alguien podría utilizar a su conveniencia o su merced sexual.
El Demonio Neón, no es una película de terror, o subliminalmente sí. El filme es un sentimiento posesivo que poco a poco penetra en ti. Te expone y paso a pasito cual dirección al patíbulo te va atrapando hasta que te empuja  a un  vacío de sensaciones neónicas.
La música de fondo va reencontrándose con tu ritmo cardiaco. No es un sueño, es la realidad que viven los maniquíes. Sin alma se postran para ser manipuladas con colores vistosos en el cuerpo y en la cara. Nacieron para no sentir y por horas se les roba el espíritu para encarnar en un ser alienígena. Ya no es de este mundo. O quizá posa posesa.
Electrónica como los latidos de su corazón. Donde los beats se acentúan, mientras la sangre recorre intempestivamente a lo largo de la aorta. Es la música perfecta para denotar un ambiente intermitente, de complacencia fugaz. Es la fiesta de una noche, tan pasajera como de un año a otro y volverse inútil.
La modelo odia el tiempo como un proceso natural de su imagen pues la deforma, la hace ver “fea” aunque su esteticismo sea puramente psicológico. Ya no distingue entre lo natural y artificial.
Sí, unas nacieron para el modelaje. Es innato, como si en esta vida ya le correspondía algo que en la pasada no pudo lograr. Así es Jesse (Elle Fanning). Una adolescente de 16 años con una presencia hipnótica frente a los ojos del mundo de la moda. Ella quiere ser modelo porque está convencida que nació para ello. Es su destino y debe continuarla. Alcanzarla. Ella es pura en su sexo, en su cabello, en su cuerpo y en su espíritu.
¿Qué se esconde detrás de la belleza?
neon1
Moldear viene a ser la palabra exacta de este estatismo estético. Poco a poco la mirada se apaga, el cuerpo se moldea hasta resplandecer como una Xochiquétzal, Ixchel o afrodita. Energías malignas o alienígenas la cubren y se apoderan de ella en una psicodélica danza iniciática.
Se convierte en una diosa pura de la belleza, libre del cuchillo y de cincel. Pulida por las corrientes de río y las arenas del mar. Auténtica. Es odiada, acechada, deseada y alabada. Eres el sol mientras dure el día y la luna entretanto las nubes no aparezcan.
No basta mucho tiempo para caer en la telaraña de la soberbia y banal vanidad. Construyes un templo de tu exterior y buscas que el mundo te alabe servicialmente con un cumplido o con sus miradas al andar. Sus alabanzas son tu alimento. Tus tripas vacías se retuercen por no soportar más ese proceso de inanición.
¿Has escuchado hablar del trabajo esclavizante en los campos y las fábricas? Pues aquí uno mismo se hace esclavo de la belleza. ¿Por placer, obligación, dolor o enfado? Podría ser un problema psicológico o extrasensorial. Ni ellas mismas lo saben. Rehenes de la vaguedad de su existencia.
En reino de las apariencias el placer es una parafilia. Y la belleza es un suicidio lento doloroso y placentero. Al final alguien se tendrá que matar y comer a la rival más débil o más humanamente posible.
Anuncios

Sugiéreme, Coméntame, Critícame, Oriéntame:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s