Mar: lo simple y lo cotidiano

Existen historias tan planas que parecería ser un extracto de la vida personal y familiar de cualquier persona. Así es Mar (2014, Dominga Sotomayor), una historia sin mayores pretensiones, que cae completamente lo cotidiano. Mar nos cuenta la vida Eli y Martín (Vanina Montes, Lisandro Rodríguez) una pareja de novios y la madre (Andrea Strenitz) del joven. El extracto de vida se desarrolla en la playa, Villa Gesell, Argentina para ser exactos.
Mar Póster
Con una simpleza en los diálogos, el director nos cuela a la vida de la pareja. Si preguntas por qué se llamaA Mar, una respuesta sería porque a Martín le gusta meterse al mar y a Eli no. Nunca se le ve meterse al agua salada, únicamente a la alberca. Así de simple es Mar.
Martín no piensa aún en hacer una familia. No busca estabilidad. Eli a sus 32 años le preocupa llevar ese estilo de vida, quiere una casa y un hijo, viviendo en un lugar fijo. Al parecer no existe tanta comunicación entre ambos. No hay pláticas profundas. Leer el horóscopo. Ver las noticias. Cenar charlando. Convivir con los compañeros del hotel. Lo más relevante es la noticia en la televisión dela caída de un rayo y la muerte de 3 jóvenes en Gesell esto, mientras se rodaba la película.
Si se le preguntara a alguien de sala si recomendaría la película, el 100 por ciento diría que no. Algunas personas salen decepcionados.
Por un momento, esta película llega semejarse a La Paz (2014, Santiago Loza) por la actuación de Lisandro Rodríguez (Martín) y Andrea Strenitz (Madre). Coincidentemente en ese trabajo de Loza, ambos actores dieron vida a madre e hijo. La Paz y Mar parecerían parte de una trilogía pero no lo son. Santiago Loza nació en Córdoba, Argentina en. Egresó de Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA). Dominga Sotomayor nace en Santiago de Chile y es titulada en dirección audiovisual y licenciada en comunicaciones, de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Realizó el documental Cessna en 2006 y el largometraje de ficción De Jueves a Domingo en 2012.
La fotografía es buena y es lo que salva el filme.  La película puede caer en lo aburrido como la vida de Martín y Eli. La música también rompe esa lentitud de la vida cansada de los protagonistas, como cuando se escucha Cumbia Sahumerio de Cholita Sound.
Anuncios

Sugiéreme, Coméntame, Critícame, Oriéntame:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s